TRABAJANDO MANO A MANO
PARA LOGRAR RESULTADOS PERFECTOS

Es silencioso y huele a goma o aceite. Y, para una sala de producción, hay un número asombroso de personas trabajando. En estaciones de corte, bancos de pruebas o máquinas de soldadura. En promedio, 2,500 empleados trabajan en nuestras diferentes plantas, más de lo que muchas otras compañías tienen todas juntas.

PRODUCCIÓN

Es silencioso y huele a goma o aceite. Y, para una sala de producción, hay un número asombroso de personas trabajando. En estaciones de corte, bancos de pruebas o máquinas de soldadura. En promedio, 2,500 empleados trabajan en nuestras diferentes plantas, más de lo que muchas otras compañías tienen todas juntas. Nuestra producción es todo menos típica para la industria del automóvil.
La naturaleza atípica de nuestro negocio, lo que lo hace tan especial, también se puede ver al mirar por encima de los hombros de nuestros empleados. Los arneses eléctricos hechos a medida se producen aquí a mano con una precisión meticulosa para satisfacer plenamente las demandas de nuestros clientes, una tarea desafiante, ya que tienen que cumplir los mismos criterios rígidos que los fabricados por las máquinas, a saber, la velocidad de producción y la máxima eficiencia. Cuando, después de diez horas, el arnés se ha personalizado con 180 manos, que lo han probado exhaustivamente y con meticulosidad para que sea absolutamente impecable, solo entonces se lo entrega a nuestro cliente. Sólo entonces estamos satisfechos.

Nuestros trabajadores  dicen que es la "pasión por los arneses eléctricos que nos une". Ya que "el producto es siempre nuestra máxima prioridad". No existen barreras culturales cuando los empleados de producción de nueve países y 23 ubicaciones se reúnen en una mesa e intercambian ideas sobre qué estándares podrían hacer que nuestro trabajo sea aún más eficiente, cómo mejorar las máquinas de soldadura o qué ropa de trabajo garantiza la máxima seguridad operativa.

Algunos dicen que los arneses eléctricos literalmente envuelven a quienes trabajan con ellos. Esto lleva a una relación personal cercana con el producto y, con esto, a las altas demandas de los empleados con respecto a su propio desempeño, algo que no se puede lograr con las máquinas.

¿Desea trabajar para una empresa, en la que el 92% de la producción es "artesanal"?

¡Entonces únete a nuestro equipo!